Diario Al Norte
Sin categoría

Los muertos de cada dos meses

Los comentarios del autor son responsabilidad suya y no necesariamente reflejan la visión del medio

Me encuentro en el Burger King de la calle Paisano en el centro de El Paso, Texas, vine a recoger a mi hija y de paso a invitarle una hamburguesa, a mi izquierda está platicando una mujer joven de complexión grande, lentes adaptados de armazón sin chiste, cabello pintado de güero que contrasta con su tez morena; de caderas que exceden la circunferencia de la silla y sus codos robustos, se asientan sobre la barra que se encuentra en medio del lugar.

Frente a ella está un hombre de unos 70 años. Lo primero que me llamó la atención es que dijo haber vivido en El Paso por más de 50 años. Lleva un pañuelo en el cuello como para mitigar el sudor y una camisa opaca, de tanta lavada se ve tipo esmalte, algún día pudo tener colores verde aguacate y oliva, pero en este momento es una camisa borrosa. De pelo cano y tez morena, tiene bigote medio tupido, que también se adorna con canas, usa lentes de transición, es decir se hacen oscuros con el sol y a grito abierto narra sus andanzas en esta ciudad.

Aunque hay una disparidad de edades, los dos han hecho buenas migas y casi frente a mí se acaban de dar la mano en señal de que habrá una próxima charla, pues ella lo invitó a beber café posteriormente, creo que entre uno y otro hay unos 30 años de diferencia, sin embargo, eso no es impedimento para que la comunicación fluya con mucha facilidad. Ella revisa su teléfono y él le sigue platicando, mientras ella levanta su teléfono y le muestra la fotografía de alguien, él asiente con la cabeza y dice que la vida no pasa en balde.

Yo me detuve a chismosear y a escribir esto porque, el hombre después de haber vivido 50 años en los Estados Unidos, mencionó que fue a Juárez a tramitar la pensión de López Obrador. No es la primera vez que lo escucho, hace un par de semanas alguien llamó a la radio para pedirle consejo a los locutores sobre cuáles documentos debía de presentar una persona de avanzada edad que vive en El Paso, Texas, para poder cobrar la pensión.

En un país donde el dinero nunca ha sobrado, esta es una de las decenas de formas de cómo los dineros de los impuestos se van por el caño. Quien lea este relato podría decir que anteriormente se lo robaba el PRI, y tendrá toda la razón; y otro lector que se junte a echarme montón, también dirá que con Felipe Calderón se robó más y también le daré la razón. Pero no me negarán que existe un misterio que nadie ha respondido: ¿a dónde se va todo el dinero que se direccionaba a instituciones como el de las guarderías que el mismo presidente desapareció? ¿Dónde quedó lo que se destinaba a los fideicomisos que convirtió en pinole?

Por ejemplo, uno de los más importantes fue aquel que le daba sustento al plan DN3, el cual se direccionaba exclusivamente para paliar los desastres en una comunidad vulnerable.

El que los viejos reciban pago nada de malo tiene, lo que sí es cuestionable es la forma de llevar la contabilidad y de pensar que todo el mundo es bueno y que merece ese dinero. Cuántos de los que leen esta columna son profesionistas y tienen un buen salario que además de servirle para su familia, también le alcanza para ayudar a sus padres. Es decir, ¿cuántos de esos señores que reciben pensión realmente la necesitan?

El Gobierno federal no ha proporcionado alguna fórmula para identificar quiénes en realidad necesitan esa pensión. Lo que parece una ayuda, a todas luces es una seducción de capital por voto. Por eso es importante que las pensiones no se fiscalicen, ya que significan 11 millones de votos. Por 6 mil pesos cada dos meses, yo sí voto por Morena.

En un México como este en donde el mismo presidente sabe y ha hecho mención abiertamente que en Santo Domingo (CDMX) se venden títulos apócrifos, no es de locos pensar que se pueden fabricar documentos falsos para allegarse la pensión del bienestar.

Así como hay ciudadanos estadounidenses recibiendo beneficios sin ser identificados como tales, no es descabellado pensar que también podría haber muchos muertos que reviven cada dos meses.

*Los comentarios del autor son responsabilidad suya y no necesariamente reflejan la visión del medio.

Contenido Relacionado

Enlace a la fuente

Noticias relacionadas

Primera mujer policía en zona rural de Michigan denuncia acoso

Diario Al Norte

Fueron a competir, obtuvieron inspiración para desarrollar tecnología

Diario Al Norte

El río los une … ellos se abrazan

Diario Al Norte