Diario Al Norte
Sin categoría

Envuelven drogas y violencia entornos de estudiantes

Alumnos de educación secundaria y preparatoria viven entornos de grave riesgo en la ciudad, lo cual se comprueba tras la serie de actos violentos suscitados en el exterior de los planteles educativos, donde se registran incluso ataques armados como el del Cbtis 128 o Visión Azteca, aunque también hay venta de droga no solo al exterior, sino hasta en el interior de los inmuebles, de acuerdo a información oficial.

César Omar Muñoz, titular de la Secretaría de Seguridad Púbica Municipal (SSPM), explicó que se mantiene un trabajo permanente en los dos niveles educativos, para prevenir que los menores de edad se involucren en el consumo de sustancias adictivas así como posible trasiego.

Recordó que mantienen un programa denominado ValóraT no solo para atender a jóvenes, sino además a sus padres, para conseguir que se conquiste el respeto entre ambos y se concilie ese comportamiento de ruptura que se tiene.

Anotó que se mantiene vigilancia en el exterior de algunos planteles donde se tiene identificado algún conflicto mayor, tanto en la entrada como la salidas de los alumnos.

Señaló además que lo que más se ha detectado en las escuelas, es la venta de vapeadores, a los cuales les llegan a colocar aparte de aromas, alguna droga.

“Crece cultura alucín y buchona”

Por su parte, Antonio Salas, director de Prevención Social en la SSPM, mencionó que se ha notado una normalización de la violencia, ya que culturalmente se están aceptando las riñas, el acoso y las molestias entre alumnos, lo cual desborda en peleas fuertes, en niveles de “agresividad alta”.

Señaló que a través de las redes sociales entre los mismos adolescentes y jóvenes se realiza una intensa campaña para participar en peleas.

“Están incitando, invitando, desafiando a los jóvenes para que participen en este tipo de actividades violentas”, enfatizó.

Dijo que de esa forma se normaliza la violencia.

Comentó que en esos retos no solo se incita a los varones, sino también en concreto a mujeres adolescentes de esos niveles educativos a que se agredan.

Afirmó que no es una situación propia de esta ciudad, sino de todo el continente, lo cual se refleja también en series, canciones, películas que incitan a la violencia y el involucramiento en cuestiones ilícitas, como el uso de sustancias adictivas, uso de armas y un supuesto orgullo de pertenecer a un grupo delictivo.

Salas mencionó que se enganchan en dichas alternativas dañinas y que aunque inicialmente saben que no son ciertas, terminarían por influirlos en sus comportamientos cotidianos.

Subrayó que el tener contacto con esos productos visuales o auditivos, “se les incita a pelear, a sentirse poderosos, a (tener) una vida fácil, a aspirar solamente a tener dinero, ropa de marca o sentirse protegidos por redes de apoyo que no son lícitas”.

Armas y drogas accesibles en los hogares

Por otra parte, el director de Prevención Social de la SSPM explicó que el uso de drogas y la portación de diversos tipos de armas al interior de algunos planteles es algo que se ha reportado también por parte de directivos escolares, lo cual habla del fácil acceso que pueden llegar a tener los estudiantes.

Refirió que en ambos casos se cree que es en sus domicilios donde tienen el contacto tanto con las sustancias o los artefactos, sin descartar que puedan haber comprado la droga en algún lugar.

Salas dijo que ya se está diseñando un programa en conjunto con varias instancias como Derechos Humanos, a fin de intervenir más ampliamente en los planteles educativos de la ciudad, con acciones para inhibir la presencia de estupefacientes y objetos que sean un riesgo para los estudiantes.

Sería una especie de revisión a mochilas, pero solicitada por las autoridades educativas.

Enlace a la fuente

Noticias relacionadas

Yalitza Aparicio se vuelve referente de moda en redes

Diario Al Norte

Anuncian operativos especiales para evitar accidentes en transporte de personal

Diario Al Norte

Titulares de Sedena y Marina no comparecerán ante el Senado

Diario Al Norte